Buscar en este blog

jueves, 16 de junio de 2016

¡Orgullosa no, lo siguiente!

Termina una etapa y por ello, hoy me he sentado junto a mis alumnos y les he preguntado que era lo que habían aprendido durante estos años que han estado con migo, les he pedido que fueran levantando la mano y me fuesen diciendo lo primero que se les viniese a la cabeza. Estas han sido algunas de sus contestaciones:
-No hay que pelear.
-Nos tenemos que ayudar unos a otros.
-Nunca hay que dejar a nadie de lado en los juegos, todos podemos jugar.
-Tenemos que tener las cosas ordenadas.
-Tenemos que respetar a todos los maestros.
-No hay que matar a los bichos, ellos también tienen su casa.
-Hay que cuidar el planeta es nuestra casa.
-No hay que mover la mesa si un compañero está trabajando.
-No hay que reírse de los demás cada uno es especial.
-En una fila no hay que empujar.
-Hay que estar contentos y cantar.
-Leer cuentos es muy bonito.
... Y un largo etc. de valores que casi me hacen llorar.
Entonces les he preguntado, ¿y de las cosas que tenemos en la pared?
Y uno de ellos ha dicho, claro nos sabemos un montón de formas, y me las han ido diciendo, y también hemos viajado con Aris a un montón de sitios, siiiii y me han ido contando cosas de cada uno de ellos; también las letras ¿no? A lo que me han dicho que no sólo les había enseñado las letras también a escribirlas muy bien y que ya sabían leer; ¿y los números? Si seño, ya sabemos hasta el cien, a lo que uno ha añadido, yo me sé hasta el ciento nueve.
Que pequeños llegaron a mi clase y que mayores les dejo. Aún pequeños pues son niños, pero han crecido tanto como personas.
Este curso se acaba una etapa que dejo con lágrimas en los ojos, pero que orgullosa me siento de haber tenido a un grupo, y también parte del otro grupo, pues si algo sobresale en estos pequeños y pequeñas son sus corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario